El aborto ha estado presente en diversas sociedades a lo largo de la historia. Cada una de ellas se ha relacionado de diferente manera, y dentro de cada una adquiere características particulares. Hoy día es un tema vigente y el cine no es ajeno a su problematización.

 

En la actualidad uno de los temas que está en la agenda política, académica, legal, médica y también religiosa, es el relacionado con el aborto, pues en última instancia ¿de quién es la vida?, ¿de la persona, del Estado, de Dios? Y particularmente, ¿quién “debe” decidir sobre la vida de un feto con altas posibilidades de desarrollarse con alguna discapacidad en su vida? ¿La madre, el Estado? Por otro lado, qué derecho debería primar, ¿el de la madre por decidir o el del feto a vivir? La cuestión del aborto con relación al tema de la discapacidad es espinoso. En él, convergen los ámbitos legales, políticos, económicos, médicos, religiosos. Algunas sociedades toleran la interrupción legal del embarazo bajo ciertas condiciones, y otras se oponen a él de manera rotunda.

 

En nuestro contexto, en la Ciudad de México, el Código Penal en su artículo 148 señala lo siguiente: “Se consideran como excluyentes de responsabilidad penal en el delito de aborto: […] III Cuando a juicio de dos médicos especialistas exista razón suficiente para diagnosticar que el producto presenta alteraciones genéticas o congénitas que puedan dar como resultado daños físicos o mentales, al límite que puedan poner en riesgo la sobrevivencia del mismo, siempre que se tenga el consentimiento de la mujer embarazada”. A pesar de lo legal, la cuestión religiosa tiene un peso considerable en la sociedad mexicana.

 

Continuando con el problema, pero desde la perspectiva cinematográfica, la cuestión del aborto se ha abordado de forma directa o indirecta en diversas películas y desde múltiples perspectivas, como por ejemplo El derecho de nacer (1951) de Zacarías Gómez Urquiza, El candidato (1972) de Michael Ritchie, Un asunto de mujeres (1988) de Claude Chabrol, Solas (1999) de Benito Zambrano, El secreto de Vera Drake (2004) de Mike Leigh o 4 meses, 3 semanas, 2 días (2007) de Cristian Mungiu. Por lo tanto, desde la ficción hasta el biopic, las diferentes posturas ante el aborto siguen vigentes en el cine.

 

En este sentido, recientemente llegó a las pantallas 24 semanas (24 Wochen, Alemania, 2016) donde se aborda la cuestión del aborto relacionado con el Síndrome de Down. La película nos va mostrando las diferentes reacciones tanto de los padres, la familia, la sociedad, así como del espacio médico. El cruce de visiones y prejuicios sobre la discapacidad, a la par de la cuestión del aborto, aparecen en cada uno de ellos.

 

En Alemania, las leyes protegen a la madre si opta por esta opción. La cuestión legal está al alcance; sin embargo, la decisión como padres es más difícil y, en última instancia, la decisión final de hacerlo o no recae en la madre. En este film alemán, la protagonista de profesión comediante, tiene que lidiar con el humor por un lado, y la cuestión de su embarazo por otro; ¿lo logrará?

 

Los argumentos contra el aborto pueden esgrimirse desde la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (2007), ya que en su Artículo 1 menciona que “El propósito de la presente Convención es promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente”. Sin embargo, ¿se nace o se hace una persona? ¿Qué es lo hace a una persona? Asimismo, desde el modelo social, la discapacidad es más una cuestión de la interacción entre la persona y su medio, así como las actitudes de éste hacia aquella. La sociedad pues, debe propiciar la participación plena de las personas con discapacidad.

 

Si bien la película para algunos espectadores puede considerarse “lenta”, o que apela más a lo emocional, a lo sensacional, a lo dramático, sin ahondar en la problemática presentada, no deja indiferente ante esta pregunta: ¿qué hacer ante un diagnóstico no favorable u óptimo para el futuro de un hijo? El debate acerca del aborto sigue abierto y lo estará por mucho tiempo, pues es un tema no agotable en un primer acercamiento. En 24 semanas asistimos ante este dilema, quedando presente la solución que plantea la directora en las acciones de su protagonista, lo que le permite abrir el diálogo sobre un tema que ha estado y está presente a lo largo de la historia y en diversas culturas.

 

 

Ficha técnica

24 semanas (24 wochen)
Año: 2016
Duración: 103 minutos
País: Alemania
Director: Anne Zohra Berrached
Guion: Carl Gerber, Anne Zohra Berrached
Música: Jasmin Reuter
Reparto: Julia Jentsch, Bjarne Mädel, Johanna Gastdorf, Emilia Pieske, Maria-Victoria Dragus, Karina Plachetka, Sabine Wolf, Felicity Grist, Mila Bruk, Barbara Focke, Martin Reik.
Producción: Burkhard Althoff
Género: Drama

 

Fuentes:

Una noticia sobre el día Mundial del Síndrome de Down que salió en La Jornada (2017), puede leerse en el siguiente link: http://www.jornada.unam.mx/2017/03/21/sociedad/033n2soc
La película puede ser adquirida en lugares dedicados a la venta de DVD. Asimismo, puede ser vista en el siguiente link: http://www.peliculaschingonas.org/ver-24-semanas-24-wochen-2016-online/

Deja un comentario