Al recurrir a metáforas o analogías, el cine nos muestra múltiples temas que se vinculan entre el espacio, los objetos o el tiempo, con los diversos personajes. De esta manera, un árbol en otoño es utilizado como analogía a la edad de una persona, un amanecer como metáfora del nacimiento, nubes emergiendo y desapareciendo como el paso rápido del tiempo, entre otros. El espacio donde se desenvuelven los personajes también puede ser metaforizado: ambos pueden divergir hacia polos totalmente opuestos, o pueden confluir hacia un mismo punto.

 

Estas ideas quedan ejemplificadas en la película Al final del túnel (2015) del director argentino Rodrigo Grande. En dicho filme, Enrique, el protagonista, vive solo con su perro, después de que su esposa e hija murieran en un accidente, y él tendrá que recurrir a una silla de ruedas para poder movilizarse. Aislado y solo, trabaja en su sótano. La desestructuración emocional, depresión, desesperación y recuerdos quedan materializados en el abandono de su casa, de su jardín. Ambos, totalmente desvencijados.

 

Salir de ese estado de ánimo no será fácil. Sin embargo, la tenacidad y una razón de peso para el protagonista, guiará la historia de Enrique hacia la oportunidad de cambiar su vida. Ello en parte posible por la aparición de dos nuevas vecinas. Mentiras y verdades saldrán a la luz.

 

Con elementos voyeristas que recuerdan dos clásicos de Hitchckock: Rear Window (La venta indiscreta, 1954) y Psycho (Psicosis, 1960), el director Rodrigo Grande, proporciona el suspenso sobre el desenvolvimiento y la salida del túnel, tanto literal como metafóricamente.

 

Y es que no solo el protagonista luchará por “salir de su túnel”, sino además deberá lidiar con un túnel literal, próximo y misterioso, del cual el espectador irá descubriendo los verdaderos objetivos de la aparición de dicho túnel y sus responsables.

 

Por otro lado, Al final del túnel, no sólo es el nombre de la película, sino el objetivo final de la historia de Enrique y de su vecina Berta, que se realiza mediante el recorrido tanto metafórico como literal para salir a la luz. Ésta entendida como reconstitución emocional, familiar, personal y social de los personajes centrales.

 

Si bien hay límites sociales para las personas con discapacidad, algunas otras limitaciones están en la mente, mismas que trabajadas, pueden coadyuvar para salir de ese túnel.

 

Al final del túnel es, pues, una película en la cual si bien hay elementos inverosímiles sobre el desenvolvimiento de los personajes, no demerita en nada su representación. Lejos está la heroicidad tradicional de la persona con discapacidad. Aquí se muestran algunas limitaciones más verosímiles que pueden tener las personas en dicha situación y también el tener una mayor autonomía.

 

Ficha técnica

El final del tunel
Año: 2015
Duración: 120 minutos
País: Argentina-España
Director: Rodrigo Grande
Guion: Rodrigo Grande
Música: Lucio Godoy, Federico Jusid.

Reparto: Leonardo Sbaraglia, Pablo Echarri, Clara Lago, Federico Luppi, Uma Salduende, Walter Donado , Laura Faienza, Facundo Nahuel Giménez, Javier Godino, Ariel Nuñez, Cristóbal Pinto, Sergio Ferreiro, Daniel Morales Comini, y otros.
Producción: Zona Audiovisual, Marcos Hendler, Mariela Besuievsky,
Género: Crimen, Suspenso, Romance.

 

Entérate más:

 

La película puede ser adquirida en lugares dedicados a la venta de DVD. Asimismo, puede ser vista en el siguiente link: http://www.pelisplus.tv/pelicula/al-final-del-tunel/  

Sobre El Autor

Antropólogo cuyas áreas de investigación versan sobre discapacidad, así como cine y videohome mexicano. Ha participado en coloquios y congresos nacionales con temáticas como curanderismo, religión, discapacidad y emociones en el cine. Actualmente se desempeña como investigador independiente.

Deja un comentario