Desde la perspectiva de la discapacidad sabemos que existen muchas diferencias en cuanto al funcionamiento de nuestro cuerpo dependiendo de la edad, tono muscular, tipo de padecimiento, etcétera. Las diferencias estructurales y funcionales en cada uno de nuestros sistemas nos llevan a realizar el desplazamiento de forma diferente; cuando hablamos de discapacidad, es importante clasificar la capacidad de movilidad con base en estándares que se puedan entender en todo el mundo. Una clasificación realmente útil para poder determinar las necesidades posturales y de movilidad de las personas con algún tipo de discapacidad es la Gross Motor Function Classification System (GMFCS) que en español llamamos Sistema de Clasificación de la Función Motriz.

A groso modo, podemos clasificar la movilidad en cinco niveles:

    • Nivel 1: Camina sin limitaciones
    • Nivel 2: Camina con limitaciones
    • Nivel 3: Camina utilizando una ayuda con las manos -bastones o impulsando una silla de ruedas.
    • Nivel 4: Automovilidad con limitaciones -pueden usar una silla eléctrica-.
    • Nivel 5: Es transportado por alguna otra persona –dependiente-.

 

 

 

La dificultad para el desplazamiento es común entre los pequeños con daño neurológico (como la parálisis cerebral), que a su vez varía en cuanto al grado (leve, moderado o severo), distribución topográfica (partes del cuerpo que se encuentran afectadas) y tono muscular (espasticidad, hipotonía, atetosis, ataxia) lo que de nueva cuenta, se ve reflejado en posturas y reflejos que requieren de sistemas especializados para contener y/o corregir la postura y favorecer a las funciones fisiológicas (como la respiración y la digestión) así como evitar las complicaciones que se pueden generar por una mala postura (deformidades, contracturas, úlceras por presión, entre otras).

 

Si quieres leer más da click aquí. 

Sobre El Autor

Tecnología asistiva motriz para personas con necesidades especiales y sus familiares. Llámanos al 018002245489

Artículos Relacionados

Deja un comentario