Mientras más crecía Isabella, más clara se volvía que ella era diferente de otros niños. No era solo su extrema sensibilidad, sus habilidades motoras también eran pobres. Durante el primer año nos dijeron que el lento desarrollo de Isabella se debía a su nacimiento prematuro y su tos ferina, y lo creíamos. Sin ningún cuidado en el mundo y con una sonrisa ganadora, repetimos el mismo mensaje a todos los que preguntaban por qué Isabella a la edad de doce meses no podía sentarse, gatear ni nada más, era completamente natural dada su situación.

 

A principios de mayo de 2012, un martes por la tarde para ser precisos, Mathias y yo nos encontrabamos en una sala de espera de ultrasonido para maternidad en la clínica para pacientes ambulatorios del Hospital de la Universidad de Aalborg. Completamente inconscientes de que dentro de unos meses terminaríamos pasando horas, días, noches, incluso meses, en este mismo hospital. Inesperadamente, a los 17 años y mientras tomaba la píldora, quedé embarazada en una relación relativamente nueva con Mathias, de 19 años.

 

 

 

Todo iba según lo previsto, y alrededor de la semana 25, comencé a tener dolores de parto falsos. Aún así, nos dieron el visto bueno para hacer un viaje corto faltando varias semanas para el parto.

Todo salió muy bien y regresamos a la rutina diaria. El viernes 7 de septiembre, me sentí enferma, cansada, y con dolores en la región pélvica. Pensé que probablemente era la aparición del dolor en la articulación pélvica y decidí pasar el día descansando en mi casa en el sofá.

Por la tarde, me despierto y decido tomar una ducha. Diez minutos después, mi fuente se rompe.

Totalmente confundida y sin la más mínima idea de lo que está sucediendo, busco en Google como una loca. “¿Puede mi fuente romperse así de repente? Sin contracciones? Mi búsqueda en línea no me ayudó mucho, así que llamé a Mathias al trabajo. Él no anda por las ramas; “¿Por qué no llamaste a la sala de maternidad antes de llamarme? dijo”

Realmente no sabía por qué. El tiempo y mi cerebro deben haberse congelado por un momento.

Mathias logró regresar del trabajo antes de que llegara la ambulancia y juntos fuimos conducidos a la sala de maternidad del hospital. Más allá de la ruptura espontánea, no hay otros signos visibles de que nuestra pequeña hija esté planeando llegar antes de lo previsto. Entonces, recibo maduración pulmonar y antibióticos antes de trasladarme a otro pabellón donde permaneceré encamada durante cuatro semanas hasta que se induzca el parto en la semana 34.

Sin embargo, las cosas no salen según lo planeado, y a la mañana siguiente vuelvo a la sala de maternidad con contracciones poderosas y frecuentes. Después de 11 horas de contracciones, una epidural (gracias a Dios por eso) y una monumental falta de sueño, Isabella nació a las 7:03 p.m. Aproximadamente diez semanas antes de la fecha estimada. La niña más adorable que pesa 1.452 kg y mide 42 cm.

Casi no recuerdo nada de ese día, ni durante ni después del nacimiento, pero me dijeron que el sol estaba brillando y eso me hace muy feliz por alguna razón.

 

¿Quieres conocer la historia completa? Da click aquí.

Sobre El Autor

Tecnología asistiva motriz para personas con necesidades especiales y sus familiares. Llámanos al 018002245489

Artículos Relacionados

Deja un comentario