Matías Alanís Álvarez es un claro ejemplo de que para una mente brillante y tenaz no hay obstáculos. Él nació con todo en contra: una encefalopatía atetoide (parálisis cerebral) le impide controlar sus movimientos, además de una elevada miopía que lo ha sumido en la oscuridad de la debilidad visual.

“No puedes permitirte estar discapacitado en espíritu a la vez que físicamente”, dijo Stephen Hawking, uno de los científicos más célebres de la historia y quien desafió a la adversidad sin tregua. Los impedimentos están en el cuerpo, no en la mente, y así Matías presentó su examen de admisión. Ingresó a la UNAM y en tiempo récord acreditó, desde su computadora ubicada en su hogar en Guadalajara, todas las materias de la licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública. Además, se gradúo con mención honorífica.

 

Su condición le dificulta el habla, la visión y el movimiento, pero su enorme inteligencia y tenacidad lo llevaron a acceder a la educación a distancia creada hace más de 10 años en la UNAM para que desaparezcan en el esfuerzo los impedimentos físicos, sociales, geográficos de quienes realmente desean hacer del estudio su forma de vida y su futuro para enfrentar al mundo.

 

La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, la escuela de Matías, inició un programa de inclusión académica para estos alumnos especiales. Se compraron dos softwares que se instalaron en la computadora y en la silla de ruedas de Matías: el Jaws, que convierte la imagen a texto, y el Open book, que lee el texto y con una voz elegida permite que escuche el contenido.

 

De esa manera, y estudiando todos los días con la ayuda de su mamá, su guía permanente e incansable, escribió la tesis “Los mecanismos de preservación del sistema político mexicano”. Entonces, madre e hijo viajaron a su Facultad, Matías presentó la defensa oral de su examen profesional y en un acto emotivo y justo le fue otorgada la mención honorífica.

 

Sobre la elección de su carrera, el joven politólogo explicó que desde pequeño le llamaron la atención los asuntos de la vida pública. Al inicio las cosas no fueron sencillas, pues su mamá, Patricia Alanís Álvarez, tenía que leerle todos los textos; sin embargo, gracias al software que traducía las imágenes en palabras se adaptó a la perfección para estudiar de manera independiente.

 

El sistema de dictado de voz le permitió hacer los ensayos y resolver los cuestionarios que le mandaban, por lo que su madre sólo lo apoyó en dar forma a sus trabajos para entregarlos. El joven recordó que las materias que más dificultad le costaron fueron filosofía y matemáticas, “porque implican conceptos abstractos y estoy acostumbrado a los conceptos concretos”. Su tesis plantea que en el marco jurídico mexicano deben incluirse más normas que garanticen la libertad de expresión absoluta. Ahora, a punto de cumplir 27 años, ya tiene nuevas metas: realizar una maestría y ser algún día profesor a distancia de su carrera en su Facultad.

 

Doña Patricia, su madre, apoyo y asistente personal –como ella misma se define–, ha fomentado en él la determinación, autoconfianza y seguridad. “Yo me quedé en el camino, pues no terminé la carrera, pero él siempre tuvo una gran determinación para concluir la tesis y graduarse”, rememoró.

 

En un principio, fue la encargada de ofrecer la formación básica al pequeño Matías, quien desde entonces dio muestras de inteligencia y astucia. “No importaba que fueran ciencias políticas o ingeniería; él iba a estudiar, y de eso no me queda la menor duda”, relató orgullosa.

 

Siempre ha sido difícil el tema de la inclusión, por lo que toda la familia lo ha apoyado, dijo. Sin embargo, llegó un momento en que se vio rebasada, pues el niño ya sabía más que ella.

 

Agradecieron al SUAyED de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, a la UNAM y a todos los que intervinieron para que él pudiera instruirse. En la ceremonia por el 45 aniversario de ese sistema aprovechó para tomarse una selfie con el rector. Narró que Enrique Graue le manifestó que siempre será bien recibido en la UNAM. “Me dijo que esta es mi casa y me felicitó por mi nivel académico”, comentó Matías, satisfecho porque contra todo logró su más grande deseo.

Sobre El Autor

Apasionado del Marketing Digital, el estilo de vida y los animales. Dedica su tiempo libre para apoyar diferentes causas y divertirse un poco. Tiene una maestría en Marketing y Publicidad, así como una especialidad en Marketing Digital y varios cursos alrededor del mismo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario